¡Bienvenido a La mochila amarilla!

A pesar de ser lunes, este 17 de mayo de 2021 tiene un color muy especial para mí… ¡El amarillo! Hoy lanzo mi nueva marca, mi página web, mi pequeño rinconcito de ideas en Internet.

No es la primera vez que me da por emprender. Hace un par de años decidí, con quien era mi mejor amiga por entonces, lanzar Monkai. Comunicación & Eventos, un sueño que poco a poco fue tomando forma. La falta de tiempo e imprevistos varios hicieron que dejásemos el proyecto. Pero eso es algo que contaré en otro capítulo de este bonito diario.

Ahora, con la gran experiencia que he ido adquiriendo, va a ser diferente. Lo sé. Porque ganas no me faltan, y aunque no creo en las teorías híper-mega-súper positivas (que tan de moda se han puesto), sí creo que el esfuerzo va a tener su recompensa. ¡Voy con todo!

 

Estudio Limón Limón nace de una idea que lleva macerando mucho tiempo. Es mi nueva casa. ¿Te apuntas a la aventura?

Si quieres conocer más a la persona que está detrás de este creativo e ilusionante proyecto, puedes hacerlo desde aquí. 

AQUÍ EMPIEZA TODO

Pero… ¿Qué vas a encontrar en La mochila amarilla?

Quiero que este espacio sea un rincón de paz donde encontrar inspiración, recursos, ideas… Todo aquello que te invite a soñar tanto como a mí.

Durante la carrera, pocos días de clase hubo en los que no me dijeran que era imprescindible «educar al ojo»; con el tiempo es algo que he conseguido entender. No solo me gusta crear, sino que también paso horas y horas viendo las creaciones de otros para inspirarme y seguir creciendo día a día.

Una noche de estas en la que los sueños te mantienen con los ojos abiertos, desperté a mi chico para decirle que había tenido una idea increíble. Si hay bancos de imágenes, de sonidos… de todo tipo de recursos, ¿por qué no hay un «banco de inspiración»?Vale que el proyecto no estaba nada pulido, pero ahora he encontrado la forma perfecta de vincularlo a mi pasión, el diseño gráfico, a través de Estudio Limón Limón y La mochila amarilla.

Lo cierto es que no tengo ni la más remota idea de a dónde me llevará esta aventura; lo que sí que tengo claro es que no voy a dejar escapar el barco. 

 

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *